TRAS BAMBALINAS. En valle de sombras

Jorge Octavio Ochoa. Licenciado en Periodismo con estudios en la Universidad Latinoamericana (ULA) y la escuela de periodismo Carlos Septién García. Reportero, cronista, columnista durante más de 30 años en los periódicos El Día, Unomasuno y El Universal y comentarista en Radio 13 y QUADRATRIN. Fue asesor de Comunicación Social en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y en el Registro Agrario Nacional (RAN). Director del proyecto LAREDSOCIAL.

Por Jorge Octavio Ochoa. Como gota de ácido, poco a poco el régimen ha desbrozado el camino para cumplir, sin obstáculos, su voluntad. Los Poderes están sometidos. Las Cámaras son comparsa, la oposición perdió las ideas… y la autoridad moral.

Los órganos fiscalizadores se empequeñecen, bajo la amenaza del Ejecutivo; el Pacto Federal está colocado contra la pared, con la espada de la presunta lucha anticorrupción apuntando en el cuello, como advertencia clara a todo aquel que se quiera oponer.

Lo mismo abandera la candidatura de un violador, que exige la aprobación, sin modificar una coma, de una ley eléctrica a la antigüita, porque él es el que manda, siempre tiene otros datos, aunque éstos vayan en contra de la verdad y la realidad.

Los medios “convencionales” de información, también se encuentran asfixiados, en picota; sin publicidad, sin “convenios”, amenazados; lejos de aquella relación cómplice que tuvieron con los gobiernos anteriores, principalmente el PRI.

Estos son los signos que apuntan y ensombrecen los comicios del próximo 6 de junio, la madre de todas las elecciones que, de continuar las cosas como van, servirán para apuntalar un nuevo partido de Estado, pero más temible que la “dictablanda” que fundó el PRI.

Sin embargo, todo esto ocurre, justo en el momento en que la popularidad presidencial empieza a experimentar una sensible baja, propiciada fundamentalmente por la ceguera del régimen en torno al tema de la violencia de género, violaciones y feminicidios.

Las alarmas se encendieron en Morena luego de que, por primera vez desde que inició el sexenio, las encuestas marcaron una aprobación menor al 58%. Ello los obligó a recular, para terminar con la candidatura de Félix Salgado Macedonio. Pero no es suficiente.

En el absolutismo extremo, López Obrador se ha cerrado a las críticas. Todo lo concibe como una confabulación de sus adversarios. Ese es el argumento del que se ha servido desde hace 18 años, hasta acumular un poder inconmensurable, apoyado por el Ejército.

Como se ha visto, no hay nada que parezca detenerlo, y si los mexicanos no meditan sobre este peligro antes de emitir su voto, tendrán años, lustros, décadas para preparar sus cartas de lamentaciones y pedir perdón a sus hijos y nietos. Autoritarismo, es lo que están por heredar.

FALSOS DEBATES

La discusión no está en el fallido aeropuerto de Texcoco, ni en la fidelidad de los datos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Ese proyecto, nos guste o no, ya está muerto. Lo grave, son las decisiones que hay detrás de él.

Las ganancias de Santa Lucía, serán entregadas en bandeja de oro al Ejército. ¿A quién se le consultó? ¿El Congreso lo sabía? ¡No! Es una “directiva presidencial”. Ni más, ni menos. Y quizá mañana dirán que esta afirmación es errónea, pero las huellas ahí están:

“Guardadito” de mil millones de pesos, en un fideicomiso que tiene la Secretaría de la Defensa, además de un descomunal presupuesto, que rebasa el de 8 Secretarías de Estado Juntas. Si todo esto no les dice nada a los mexicanos, merecerán lo que está por ocurrir.

Pero hoy, de lo que se habla, es de un informe erróneo de la ASF, acompañado por un brutal uso de la justicia penal, para colocar entre la espada y la pared a todos los gobernadores que pretendan oponerse a López Obrador. Así de intimidatorio es hoy el régimen de la 4T.

Resulta sospechosa la manera con que ahora se busca el desafuero de un gobernador, justo en pleno arranque de lo que será la madre de todas las elecciones vividas en México, y en un estado cuya posición geográfica en la República es clave en muchos sentidos.

Los puertos marítimos y terrestres serán controlados por las Fuerzas Armadas. Nada entra o sale sin que sea fiscalizado por el poder central. Quizá sea lo que se merece un país donde el crimen organizado es capaz de ejecutar, porque sí, a niños, mujeres, trabajadores.

Los mexicanos, al parecer, están por llegar al lugar que se merecen. Todos hemos sido parte de la corrupción. El problema es que, lejos de ser justicia divina, es un simple ajuste de cuentas y reacomodo de mafias igualmente corruptas.

Si usted cree que las cosas han cambiado desde que arribó la izquierda al poder con el PRD a la cabeza y cambiarán ahora con MORENA, se equivoca, se engaña y vive una fantasía de la que despertarán tarde o temprano.

UNA PROBADITA DE SU PROPIO CHOCOLATE

Un ejemplo pequeño, pero muy revelador, es el caso de la antigua Delegación, hoy Alcaldía Cuauhtémoc, donde el duo dinámico, Dolores Padierna y René Bejarano piensan sentar su imperio, con el apoyo evidente del propio Andrés Manuel López Obrador.

Cuauhtémoc y la Venustiano Carranza, integran el corredor más grande del mundo en prostitución, narcomenudeo, piratería, ambulantaje, cobro de piso, giros negros, trata de blancas, trasiego de migrantes.

En esas calles, cerca de la Merced, bajan los autobuses cargados de indocumentados centroamericanos, a la vista y ojos de todos. Y los negocios establecidos, están aderezados con mujeres que rentan su cuerpo, hasta bajar por toda la Calzada de Tlalpan.

De acuerdo con datos de hace ¡14 años! El corredor de prostitución tan sólo en la Merced, generaba ingresos mensuales de 4 millones y medio de pesos, en cuotas de corrupción que permeaban a las delegaciones políticas Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

La cifra se incrementa a más del doble si se incluyen moteles de paso, giros negros y loncherías y torterías que esconden día y noche el ejercicio de la prostitución. Tan sólo en esa zona están detectados más de 8 mil negocios de este tipo.

El narcomenudeo es otro rubro, y genera 100 veces más ganancias que los dos anteriores. Va desde la venta de mariguana y cocaína, hasta “tachas” y metanfetaminas. Otros rubros son el ambulantaje, la venta de productos pirata, artículos robados, perfumes decomisados.

Con la llegada al poder del PRD, eso no cambió. Pregunte usted a cualquier chilango. Todo está ahí, como siempre, a simple vista de los paseantes, vivito y coleando, como exultante negocio de la corrupción. A fin de cuentas, todos estamos necesitados.

Con esta probadita, podemos afirmar que la misma Ciudad de México, es la prueba fehaciente de que el control de las mafias continúa. Padierna y Bejarano buscan entronizarse por segunda vez, no para servir…lo quieren para servirse.

Viviendas que se han enajenado en esas demarcaciones, han pasado a manos de grupos presuntamente precaristas, pero que sirven al poder o al partido en turno como reserva de votos, o carne de cañón para protestas y manifestaciones.

Ellos lo hacen parecer como actos de justicia, “por el bien común”, como ahora ocurre con el reparto de dinero en tarjetas de débito para los jóvenes, ancianos; masas necesitadas que son engañadas con migajas.

Es el “apoyo” del Presidente de la República, el “premio a la lealtad”; los conciliábulos, nada ha cambiado, nada cambiará. Hoy, López Obrador pretende desaparecer todo ente fiscalizador que cuestione sus obras… y sus actos. Adiós ASF, adiós INAI.

¿Cuál es el cambio que nos venden, cuando el 90% de los actos del gobierno federal están reservados por un lustro?

Hoy, el Presidente se rasga las vestiduras literalmente, por una auditoría que además de todo, no es vinculante. Es decir, ya no se investigará más, queda cerrada y archivada, aunque en los hechos, los daños al país serán superiores a los 300 mil millones de pesos.

El desplome del PIB desde el 2019, empezó con el mensaje presidencial sobre la clausura de ese aeropuerto, y se profundizó con su confirmación y el arribo de una pandemia que ha sido combatida como si no pasara nada. Hoy estamos cerca de las 200 mil muertes oficiales.

Los desvíos del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, donde hasta los muertos cobraron becas, y fueron colocados en empresas “fantasma” le parecen poco. De ello, ni Pío dice. Eso es inmoral.

LOS DAÑOS COLATERALES

Por lo pronto, para México, el futuro se presenta más que tormentoso. El nuevo gobierno de Joe Biden ya estableció lo que será su actitud frente a López Obrador. Para empezar, su primera reunión bilateral fue con Justine Trudeau.

Ahí, declaró a Canadá su mejor aliado y principal socio comercial. Luego, a través de un secretario de Estado, mandó un mensaje directo sobre su oposición a la política en materia de energía eléctrica y los compromisos para la generación de energías limpias.

Si México no cumple los acuerdos signados dentro del T-MEC, podrá esperar no sólo demandas y multas multimillonarias, sino imposición de aranceles, cuotas compensatorias y una serie de ardides que el vecino del norte siempre ha usado.

Entonces, seguramente López Obrador levantará falsos chauvinismos, dictadura disfrazada de nacionalismo, que oculta la corrupción, el autoritarismo y la incapacidad de la nueva clase política empoderada, que son los mismos de antes, pero con otra camiseta.

Podría llegar una época oscura. Andaremos en valle de sombras.

You may also like...