TRAS BAMBALINAS. LA RISOTADA DEL PRESIDENTE

Jorge Octavio Ochoa. Licenciado en Periodismo con estudios en la Universidad Latinoamericana (ULA) y la escuela de periodismo Carlos Septién García. Reportero, cronista, columnista durante más de 30 años en los periódicos El Día, Unomasuno y El Universal y comentarista en Radio 13 y QUADRATRIN. Fue asesor de Comunicación Social en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y en el Registro Agrario Nacional (RAN). Director del proyecto LAREDSOCIAL.

Por Jorge Octavio Ochoa. La risotada del presidente, respecto a las 45 masacres ocurridas en lo que va de su mandato, dejó fríos no sólo a sus adversarios. También sus ideólogos y estrategas tragaron saliva.

Es no sólo inexplicable, sino indefendible una actitud así. Sobre todo, a tan sólo una semana de que fue acribillada, por la espalda, una pareja en la presa La Boquilla, luego de una manifestación en Chihuahua.

El gobierno federal no ha podido explicar siquiera por qué la Guardia Nacional les disparó y mató de 5 balazos en la espalda a la mujer; y por qué ocurrió esto a 30 kilómetros del lugar de la protesta… El presidente no ha aclarado nada.

En medio de este siniestro dislate del mandatario, está su encargado de Comunicación Social, Jesús Ramírez. Simplemente no asesora al presidente y éste sale a decir lo que se le ocurre.

El día de la risotada, López Obrador pedía poner en pantalla el desplegado periodístico de más de 600 intelectuales y académicos que demandan un “Ya Basta” a los ataques contra Nexos, Letras Libres, Reforma y otros medios.

Como no tenía a la mano lo pedido, Ramírez desplegó la primera plana de Reforma, con el cabezal de las 45 masacres. Sin respuestas para ese encabezado, el mandatario soltó su risotada perversa.

Esto se da luego de la toma de la CNDH, que sigue sin solución, y luego del festejo patrio más triste de la historia de México, donde la soledad se enseñoreó desde la plaza del Zócalo hasta los pasillos de Palacio.

La arenga fue como un grito en el silencio, bajo el cielo de un país donde la muerte se ha llevado a más de 73 mil por la pandemia y más de 60 mil por el crimen organizado.

Se entiende por qué el Presidente cada día está más y más enojado. No tiene respuestas y lo peor es que, haga lo que haga, su sexenio quedará marcado por la muerte. Sea o no su culpa.

Es karma. Es el producto de sus errores de comunicación. Escogió mal los tiempos, los momentos y los enemigos. Perdió la magia de las “benditas redes”, y para nadie es un secreto que su popularidad se desmorona.

Está montado en una nube etérea, donde la rifa ficticia de un avión se suma a la risotada burlona, hiriente, de un personaje que se describe a sí mismo como un hombre que no odia, no tiene resentimientos.

Hoy se quiere hacer pasar como el gobernante que quiso hacer justicia, sometiendo a juicio popular a los ex presidentes, pero se lo impidió otro poder. Sabe que la consulta es una aberración jurídica.

Y si no lo sabe, entonces demuestra el porqué de sus pésimas calificaciones en la UNAM. Repetimos: la ley no se consulta, se aplica. Si hubo delitos y hay pruebas, la justicia se debe aplicar.

¡¿HACKERMAN DIRECTOR DE NOTIMEX?!

Paradójicamente, el talón de Aquiles de López Obrador hoy por hoy es la comunicación. De nada le sirven las más de dos horas diarias para desbarrar todo cuanto su bodega guarda. Literalmente: no ata ni desata los temas.

Las fugas de información menudean y los grupos de interés dentro de su primer círculo y de las tribus de Morena lo rebasan. Esta semana, el nuevo rumor que lo acompaña es el arribo de John Ackerman a la dirección general de Notimex.

Sí, como usted lo lee: “Irma Eréndira Sandoval quiere darle Notimex a su esposo”, es lo que nos dicen fuentes allegadas al conflicto. Sanjuana renunciará pronto, luego de terminar con lo que queda del Sindicato de la agencia informativa del Estado.

“Ackerman ya sólo se quedó con su artículo de opinión en La Jornada. Ya está fuera de Proceso, no pudo convertirse en consejero del INE, y lo quieren ya fuera de Canal 11 y del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM”, nos cuentan.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) dejará congeladas más de 50 denuncias qué hay contra Sanjuana Martínez, por orden de la titular, Irma Eréndira Sandoval. Este lunes, se cumplen 7 meses de huelga que estalló en Notimex.

Luego de romper las mesas de negociación con la Secretaría del Trabajo y la Vocería de la Presidencia el pasado 13 de agosto, la Directora de la Agencia, Sanjuana Martínez, recurrió a su amiga Irma Eréndira.

Así, la titular de la SFP inició un proceso administrativo contra la secretaria general del SutNotimex, Adriana Urrea, con el fin de “encontrarle” alguna falta y sancionarla, y tener pretexto para no responder al tema laboral.

Una vez eliminado el actual sindicato, será sustituido por un sindicato patronal y Sanjuana se convertiría, dicen, en flamante candidata a una diputación federal plurinominal o, en su defecto, ocuparía un puesto en la SFP.

A López Obrador le venden la idea, precisamente, de que necesita reforzar su estrategia de comunicación, y necesita proyectar al exterior una realidad menos negativa de lo que pintan los medios nacionales sobre México.

De pronto, Notimex se convirtió en moneda de cambio. En el concierto internacional, existe una demanda contra el gobierno de México, por haber llevado una pésima estrategia contra la pandemia desde su inicio.

LA DENUNCIA ANTE LA CIDH CONTRA LÓPEZ OBRADOR

La directora del Centro Latinoamericano de Derechos Humanos, María Fabiola Cantú, reveló en una videoconferencia, que el régimen de la 4T ha sido demandado por violación de derechos humanos y de acceso a la información.

En resumen, dicen, no se manejó información veraz y precisa sobre la pandemia. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió también esta denuncia porque el gobierno está ignorando e incumpliendo estas obligaciones.

El derecho a la información es el precepto violado, y junto con ello, la libertad de expresión. En México, no se tiene claridad sobre el número real de fallecimientos ni del volumen real de recursos que se están destinando.

Los sistemas de Transparencia y acceso a la información no han podido dar respuesta a los requerimientos ciudadanos, simple y sencillamente porque el Estado Mexicano se ha negado o no ha podido responder.

Altos funcionarios de México, incluido el Presidente, han brindado información inexacta sobre la gravedad de la pandemia y su evolución en el país, lo cual es grave”, declaró la directora del Centro Latinoamericanos de Derechos Humanos.

“… Está demostrado que las declaraciones de las autoridades y los funcionarios públicos, generaron un cambio de comportamiento entre los ciudadanos”, subrayó Fabiola Cantú.

“Si tenemos un alto funcionario diciendo que con el coronavirus no pasa nada, esto pone en riesgo la salud de la población, porque probablemente se va a comportar como si realmente no pasara nada…”

Este tipo de declaraciones, dijo, generan una especie de confianza, porque se pensaría que esas autoridades estarían actuando sobre una base científica al pronunciarse sobre un tema de tanta importancia.

Fabiola Cantú indicó que el presidente López Obrador “ha sido muy cuestionado por ocultar información pública relevante en el manejo de la crisis sanitaria, en particular, sobre el número de fallecimientos por coronavirus”.

Dijo que hay falta de claridad en los datos que ha publicado el gobierno mexicano, “vulnerando los estándares internacionales, porque justamente una de estas obligaciones del Estado es compartir información veraz y confiable”.

Este tema, al cual ni el gobierno mexicano ni los medios de información del país le han dado mucha importancia, estaría próximo a reventar no sólo en la CIDH, sino en la ONU, relacionado también con violaciones al derecho a la información.

Por eso, hoy le recomiendan a López Obrador iniciar un control de daños a nivel internacional, a través de la agencia del Estado, que estaría en manos de un doctor que, al igual que López Gatell, tiene muchos peros atorados.

You may also like...