Seguridad, accesibilidad e igualdad de oportunidades, indispensables para garantizar el derecho a la ciudad

México es un país cada vez más urbanizado y eso nos plantea muchos retos que van desde la accesibilidad y la distribución de servicios públicos, hasta la contaminación y la seguridad, pasando por la violencia de género y el hacinamiento, señaló el senador Miguel Ángel Osorio Chong, presidente del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

En la presentación del libro “Sobre el derecho a la ciudad”, editado de manera conjunta por la Facultad de Arquitectura de la UNAM y el Instituto Belisario Domínguez, el senador Osorio Chong afirmó que superar todos los desafíos urbanos de la actualidad exige repensar nuestras ciudades y avanzar hacia una mejor gestión de ellas.

Explicó que el derecho a la cuidad significa, entre otras cosas: “tener ciudades en las que se pueda vivir en libertad, con seguridad y sin discriminación; ciudades accesibles, con oportunidades laborales, educativas y de salud para todas y todos, y ciudades más democráticas en las que se escuche a todos; en las que la población participe y el gobierno les tome en cuenta”.

El senador Osorio Chong llamó a promover modelos de desarrollo urbano más equitativos que ayuden a romper los círculos de pobreza, y, en ese sentido, manifestó el compromiso del Instituto Belisario Domínguez de seguir promoviendo el derecho a la ciudad en nuestro país.

La senadora Patricia Mercado, Comisión de Zonas Metropolitanas dijo que la obra contiene reflexiones que podrían guiar la labor legislativa en el Senado para garantizar el derecho a la ciudad.

Indicó que hoy en día enfrentamos muchos problemas derivados de una planeación centralizada del desarrollo urbano, que fomentó la contaminación el hacinamiento y la falta de servicios básicos.

La senadora destacó que la agenda urbana contenida Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, contempla a la sostenibilidad como la única ruta hacia el futuro en tiempos en los que el cambio climático amenaza nuestra supervivencia.

El evento virtual del IBD contó con la participación del doctor Daniel Fajardo Ortiz. Subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la SEDATU, quien expresó crecimiento de la población urbana no ha significa una mejor calidad para la ciudad de las personas

“El desastre del modelo neoliberal se expresa en el crecimiento de la pobreza en las ciudades”, dijo el subsecretario, por lo que es necesario retomar la rectoría del Estado sobre la planeación urbana, que disminuya las desigualdades en las ciudades y atienda a las personas excluidas.

El doctor Marcos Mazari, director de la facultad de arquitectura de la UNAM, indicó que hay que pensar en la ciudad como constructo social en los que se entrelazan las personas y el espacio urbano, y en donde la toma de decisiones en la ciudad debe ser de todos.

La investigadora Patricia Ramírez Kuri, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, por su parte, enfatizó en que el derecho a la ciudad tiene hoy un sentido colectivo que guarda una relación estrecha a la justicia social, que combina política urbana y política social para la gestión de ciudades como en las que vivimos actualmente.

Por último, Fabio Vélez, académico de la Facultad de Arquitectura, y compilador de la publicación, resaltó que la ciudad debería ser un instrumento para garantizar igualdad y un espacio para la democracia, sin embargo, lo que se ha observado es que la ciudad más bien ha sido el instrumento perfecto para el incremento de las desigualdades.

En la presentación virtual, participó también el Ricardo Velázquez Meza, secretario de la Mesa Directiva, quien saludó la elaboración de la obra conjunta entre la Facultad de Economía y el Instituto Belisario Domínguez, con la cual se vincula a la academia con la toma de decisiones en el poder legislativo

You may also like...