Se complica crisis migratoria; arrestos y deportaciones violentas aumentan la tensión

Grupos de centroamericanos y cubanos han formado un bloque para evitar ser deportados, por lo que se armaron con palos y piedras para evitar la detención. Algunos ingresaron en propiedades privadas donde los efectivos de la policía federal no pudieron entrar

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), negó este martes que exista una contradicción en la política migratoria de México. Afirmó que no ha modificado su política migratoria por esos arrestos y dijo que su Gobierno quiere cuidar a los migrantes, por eso se les pide un registro a su paso por territorio mexicano.

Cerca de quinientos migrantes centroamericanos fueron detenidos desde el pasado fin de semana por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) en Mapastepec, Chiapas. Los migrantes fueron trasladados en vehículos del mismo instituto y en autobuses a la estación migratoria Siglo XXI en Tapachula.

Cuestionado si ha habido presiones del gobierno de Donald Trump, AMLO admitió que Estados Unidos sí ha expresado que quiere mayor control del flujo migratorio, pero no quiere una confrontación.

No queremos confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos. Tenemos una relación de amistad y al mismo tiempos estamos pidiendo que se atienda el problema con desarrollo. “Nosotros ya no queremos el Plan Mérida”.

López Obrador detalló que han urgido a Estados Unidos para que libere recursos que apoyen el desarrollo en El Salvador, Guatemala, Honduras y otros países centroamericanos. “Lo más urgente es que se apoye con financiamiento”, dijo.

El presidente cuestionó si Estados Unidos, a través de diversos organismos financieros como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), no puede destinar recursos para atemperar el fenómeno migratorio.

You may also like...