Santa Lucía, una pésima decisión: expertos

La industria aeronáutica está decepcionada de la decisión de cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM); sin embargo, sostuvo que la decisión ya fue tomada, por lo que ahora, el trabajo se centrará en buscar una solución al reto de tener tres aeropuertos.

Esto trascendió durante la inauguración del Aviation Summit Mexico, donde Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA reveló que el propio titular de la (SCT), Javier Jiménez Espriú, reconoció ya que la operación simultánea de tres aeropuertos como lo plantea el gobierno “será complicado”.

Las distancias entre cada uno de ellos resulta inoperable y afecta toda la logística dijo De Juniac y subrayó que será un reto y un gran desafío La operación del sistema de tres aeropuertos en el centro del país que pretende el gobierno de México.

En primer lugar se deberá garantizar que su gestión y la reconfiguración del espacio aéreo común sean totalmente seguras, por lo que es urgente difundir información del proyecto para hacer comentarios, afirmó el presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), Alexander de Juniac.

Como lo plantea el Gobierno Federal con el sistema Aeroportuario Metropolitano (AICM, Santa Lucía y Toluca), será complicado. El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) ya está más allá de su capacidad. Se puede incrementar un poco, sí, pero no para el largo plazo.

El aeropuerto de Toluca se puede utilizar, pero con tráfico nacional, la distancia que hay entre los dos hace que las conexiones internacionales sean imposibles, y desarrollar Santa Lucía llevará algo de tiempo y los militares tendrán que adquirir la experiencia necesaria para gestionarlo”, comentó.

La experiencia internacional refiere que “a menudo” no hay aeropuertos comerciales operados por militares (como se pretende en México con Santa Lucía), porque son cuestiones totalmente diferentes, aunque sí pueden convivir ambas partes en un mismo sitio.

El fallido Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) habría permitido “respirar con tranquilidad” a las empresas porque era la mejor opción para atender la creciente demanda de servicios aéreos, y que la incertidumbre ha vuelto por la falta de información y las repercusiones económicas.

También recordó que en Tokio, Londres o París funcionan sistemas de aeropuertos, pero con condiciones orográficas, de altura o ambientales totalmente diferentes a las que se tienen en el centro de México.

Participante en dicho evento, el secretario Jiménez Espriú aceptó que no han difundido información suficiente sobre su propuesta y que una limitante era lograr el mejor acuerdo con los inversionistas que habían aportado dinero al cancelado NAIM.

Ahora que se ha resuelto el tema, dijo, en los próximos días será el presidente Andrés Manuel López Obrador quien lo haga en una gran ceremonia.

Respecto a las complejidades que podría tener para las aerolíneas, que de manera clara llamó clientes del aeropuerto, operar en más de una terminal, aseguró que no necesariamente ocurrirá eso y tal vez la mayor parte de las empresas opere solamente desde uno.

“En todo caso, necesitamos que el diseño de la logística se construya con la participación de todos los involucrados y eso está contemplado desde un inicio. Vamos a hablar con todos para conocer lo que es más conveniente”, señaló.

Acero, tezontle y basalto del NAIM, a la venta

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, anunció que los materiales que ya habían encargado o comprado las empresas que construían el Aeropuerto Internacional de México (NAIM) serán puestos a la venta y podrían ser utilizados en otras obras del sexenio.

“Tenemos, por ejemplo, 40,000 toneladas de acero que eran para las estructuras del aeropuerto y se tienen que pagar, pero el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México las va a vender. Tenemos clientes: el aeropuerto de Santa Lucía o el AICM como parte de la remodelación que vamos a hacer”, comentó.

También habrá subestaciones eléctricas, elevadores que se buscará colocar en otros aeropuertos y tezontle, basalto que podrían usarse para el tren del Istmo o el Tren Maya. La certeza del gobierno federal es que se recuperará parte del dinero ya utilizado.

Como parte del proceso de cancelación de los contratos del NAIM, el funcionario dijo que no tienen información de que alguna empresa pretenda acudir a un arbitraje internacional para manifestar su inconformidad y que las pláticas se mantienen en cordialidad, lo que facilita las cosas.

La IATA ofreció al gobierno mexicano trabajar de la mano en la implementación del nuevo sistema aeroportuario de la Ciudad de México, que incluye al AICM, al aeropuerto de Toluca y al nuevo aeropuerto internacional de Santa Lucía, pero puso en claro sus reservas sobre este plan:

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ya está más allá de su capacidad. Se puede incrementar un poco pero no para el largo plazo.

El aeropuerto de Toluca se puede utilizar más, pero con tráfico nacional, pues la distancia que tiene respecto del AICM hace que las conexiones internacionales sean imposibles.

Desarrollar la base aérea de Santa Lucía llevará algo de tiempo y los militares tendrán que adquirir la experiencia necesaria para gestionarlo.

You may also like...