Recorte al gasto será masivo y durará mucho tiempo

Los próximos dos años serán los más austeros de los últimos dos sexenios y el gasto público se reducirá a su mínima expresión con lo que se cumplirá el augurio de Alfonso Romo: México pasará de la austeridad republicana a una pobreza franciscana.

Ello, debido a que el gobierno de López Obrador seguirá a rajatabla una política de recortes que impactarán por igual a todos los sectores, incluidas universidades públicas, y niveles de gobierno, para poder cumplir así los ofrecimientos de campaña de reparto de recursos a adultos mayores y “ninis”.

Para las calificadoras y organismos financieros, la situación es de incertidumbre pues el recorte al gasto público que aplicará López Obrador para mantener la disciplina fiscal es incierto e implica una total desaceleración económica, según señaló la calificadora Fitch.

“Para lograr el objetivo de mantener el superavit primario en 1% del PIB en medio del debilitamiento de ingresos, el gobierno reducirá el gasto público en 0.5% del Producto respecto del presupuesto aprobado. Sin embargo, resulta inciderto anticipar qué gasto recortará para alcanzar el objetivo”, señaló la agencia.

El gasto programable para el 2020 será de 4 billones 41 mil millones de pesos, 15.4% del PIB, el menor coeficiente desde 2015, que fue de 15.3%.

En el exterior también existe pesimismo respecto al futuro financiero y económico de México y ello trascendió hace unos días.

Mientras el presidente Andrés Manuel López, desacreditó las proyecciones de crecimiento de parte de la Secretaría de Hacienda, el embajador de Bélgica en México, Antoine Evrard, advirtió que tomarán con precaución la posible sociedad con empresas mexicanas hasta saber el impacto de la 4T en cuestión de inversión.

​Al reunirse en el hotel Quinta Real, con empresarios tabasqueños, el Belga deslizó que falta proyección en el país, y expresó su preocupación por la ley de obra pública, en cuanto a las asignaciones de la obra y la inseguridad.

​Los datos obtenidos por el reportero Antonio Caraveo, fueron aportados por algunos empresarios presentes en la reunión, quienes lejos de salir animados, fue un clavo más a la nota de alcanzar las expectativas de crecimiento del 4 por ciento como había prometido el presidente López Obrador y no admitir las proyecciones de la Secretaría de Hacienda.

En un comentario especial, dirigido desde las oficinas centrales de la calificadora Fitch, en Nueva York, se destacó que el partido en el poder, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), mantiene mayoría en ambas cámaras si se cuentan también a  sus aliados, lo que facilitaría cumplir con el compromiso. Sin embargo, consignaron que existe el riesgo de que no se ejecuten los recortes requeridos.

El análisis, firmado por el director senior de soberanos, Charles Seville, admite que el recorte de expectativas de crecimiento para 2018 y 2019 que aplicó la Secretaria de Hacienda en los PreCriterios entregados al Congreso, y el ajuste consecuente en previsiones de ingresos fiscales y del petróleo, confirman el compromiso del gobierno para mantener la postura fiscal disciplinada.

Pero matiza que este mismo compromiso con la disciplina, “se mantendrá a prueba” en la ejecución.

La calificadora Fitch recortó dos escalones en la calficación de los bonos emitidos por Pemex, a mediados de enero y les colocó en perspectiva negativa, indicando el deterioro crediticio de la empresa y evidenciando cómo se subestimó el flujo de fondos libre y la capacidad que tendrá la petrolera para producir y exportar el hidrocarburo.

La analista soberana, Shelly Shetty, refirió a El Economista que la “lenta reacción (del gobierno) para fortalecer la viabilidad de la compañía, también estaba incorporado en el recorte que llevó a la nota de los bonos de Pemex de “BBB+” donde estaba a “BBB-“/ perspectiva negativa donde se ubican hoy.

Destacó que pese al recorte, las notas se mantienen en el grado de inversión, que indica que cuenta con los recursos para honrar sus obligaciones y el respaldo del gobierno para apuntalarla y que la perspectiva negativa indica que hay una posibilidad de un recorte si no mejora el perfil de mediano plazo de la paraestatal.

You may also like...