Politizan asesinato de estudiante en los CCH; piden renuncia del director

Sin que hasta el momento las autoridades judiciales tengan idea alguna sobre el origen del asesinado de la estudiante Aideé Mendoza, alumnos del CCH iniciaron movilizaciones para destituir autoridades universitarias antes que a funcionarios de gobierno.

Presuntos alumnos, algunos con el rostro cubierto, cerraron los accesos del plantel para evitar la entrada a personal docente y administrativo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El argumento central de su protesta fue por la inseguridad que se está viviendo en diversos planteles universitarios pero, lejos de pedir más presencia policiaca, exigieron la destitución del director general de los CCH, Benjamín Barajas.

En cada acceso del plantel varios jóvenes montan guardia para evitar el acceso a personal docente y administrativo, y tuvieron una asamblea a puerta cerrada para tocar los temas de inseguridad.

Alumnos del CCH Oriente convocaron a marcha para este viernes. La asamblea convocada en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente se suspendió este jueves sin acuerdos y se convocó a reanudarla el viernes en el auditorio “Ho Chi Minh”, después de una marcha de la Bombilla rumbo a Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a las 10:30 horas.

A la asamblea de este jueves acudieron unos 150 jóvenes, quienes se concentraron en la cancha de basquetbol, en las inmediaciones del CCH Oriente, a donde llegaron algunos encapuchados a quienes se les pidió que mostraran sus rostros. Ahí se pidió la renuncia del director del CCH Oriente, Víctor Efraín Peralta Terraza.

A varios metros se ubicó el secretario de Prevención, Atención y Seguridad Universitaria de la UNAM, Raúl Arcenio Aguilar Tamayo, quien reveló que se encontraba en calidad de observador para escuchar las demandas de los estudiantes, pero se negó a dar entrevistas.

El rector de la UNAM Enrique Graue Wiechers, pidió a las autoridades erradicar la presencia de armas en las calles, ante la escalada de violencia en el país

“Yo creo que en principio habría que hablar y pedir un desarme nacional. (La violencia) no es un problema nada más (de las) escuelas, es un problema de entornos, colonias, en donde tenemos que exigir como universidad que exista una mayor seguridad, desaparezcan giros negros, desaparezca el narcomenudeo y en eso seguiremos insistiendo”.

Según versiones periodísticas, el día del asesinato, en las inmediaciones del salón merodeaban cuatro jóvenes, presuntos vendedores de drogar; “dieron dos vueltas de manera sospechosa”, declararon compañeros de Aideé

You may also like...