¿Otorrino? cuándo y por qué acudir a consulta

La mayoría de las personas acuden al médico general o familiar cuando experimentan molestias en oídos, nariz y garganta para mitigar su malestar, pero ¿esto es lo correcto?

Acudir al médico siempre es lo correcto, pero si los síntomas persisten, siempre es mejor consultar con el especialista que pueda diagnosticar y tratar mejor todas las afecciones otorrinolaringológicas.

El Dr. Mas Takashima, otorrinolaringólogo y Jefe de cirugía de cabeza y cuello del Hospital Houston Methodist, explicó que “muchas personas acuden al otorrino cuándo tienen molestias como infecciones frecuentes de oído, obstrucción nasal, sinusitis y amigdalitis, pero nosotros tratamos una amplia variedad de afecciones, desde alergias hasta apnea del sueño.”

Agregó que, “creo que hay muchos conceptos erróneos sobre los servicios que puede brindar un especialista en otorrinolaringología. Los otorrinolaringólogos del Hospital Houston Methodist, por ejemplo, contamos con equipos e instalaciones especializados para diagnosticar y tratar una amplia variedad de trastornos, desde monitores 4K para visualizar la enfermedad sinusal o padecimientos de cuerdas vocales; tenemos también una moderna silla de equilibrio vestibular para identificar la causa del mareo, dos robots quirúrgicos diferentes para ayudar a tratar los cánceres orales y la apnea obstructiva del sueño, entre otras innovaciones.”

De acuerdo con el experto, a veces puede ser confuso saber cuándo ver a un médico general y cuándo visitar a un especialista, pero si experimentas los siguientes síntomas, un otorrinolaringólogo puede ayudarte.

• Alergias: drenaje nasal claro, dolores de cabeza, pérdida auditiva, picazón en los ojos o lagrimeo y sinusitis recurrente
• Mareos: sensación de desmayo, debilidad o inestabilidad, o sensación de que tu entorno está girando o moviéndose (vértigo)
• Dolor facial: dolor de cabeza que no desaparece, dolor o presión alrededor de los ojos y la frente, o dolor en la mandíbula
• Pérdida de la audición: problemas de audición en uno o ambos oídos, pérdida repentina de la audición o tinnitus (zumbido en el oído)
• Sinusitis: dificultad para respirar por la nariz, hinchazón o sensibilidad alrededor de los ojos y la frente, drenaje recurrente de color de la nariz
• Apnea del sueño: ronquidos fuertes, falta de aire durante el sueño, boca seca, fatiga excesiva durante el día o irritabilidad

La recomendación principal del Dr. Takashima es siempre acudir con un especialista para poder tener una opinión más certera y un tratamiento adecuado, que permita a las personas encontrar solución a sus problemas de salud.

You may also like...