No es correcta la defensa de la autonomía de Banxico como si fuera una especie de extraterritorialidad: Brenda Calderón

 

• Banxico tiene una autonomía acotada, es la voluntad del Congreso de la Unión, aseveró la experta

• Es momento de dialogar con el Departamento del Tesoro de EU para atender el tema de los dólares en efectivo que recibe México, destacó

Ante la polémica generada por la eventual violación a la autonomía del Banco de México vía la reforma a Ley de Banxico presentada recientemente en el Senado, señalada por varios actores incluido su gobernador Alejandro Díaz de León, la especialista en temas legislativos Brenda Calderón Ovando, rechazó que haya una violación a su autonomía.

A través de un artículo publicado en la versión digital de la Revista Forbes México, la especialista en derecho parlamentario señaló que el Banco de México es una institución con autonomía, pero que no está fuera del marco legal ni constitucional de nuestro país.

Claramente la voluntad del Congreso de la Unión fue que tuviera una autonomía acotada, con atribuciones específicas, contexto en el que corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional. Así que no es correcta la defensa de la autonomía de Banxico como si fuera una especie de extraterritorialidad, sostiene Calderón Ovando en el artículo de Forbes.

Indicó que la reforma a la Ley del Banco de México aprobada en el Senado y que se analizará en la Cámara de Diputados, abre la posibilidad de un diálogo de alto nivel con la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, para modificar medidas unilaterales que desde 2012 limitaron la recepción de dólares provenientes de México.

En este sentido, señala que el momento geopolítico, con la entrada de Janet Yellen como primera mujer titular de la Reserva Federal, así como la relación de los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador, son la oportunidad para que se concrete tal interlocución por parte de Banxico y Hacienda.

La reforma es plenamente aplicable a nuestro sistema financiero y en ella destaca el nuevo artículo 20 ter que permite implementar controles adicionales para la detección y bloqueo de dinero de dudosa procedencia.

Brenda Calderón explica que decisiones unilaterales del Departamento del Tesoro desde 2012 y ratificadas hasta 2014, redujeron la capacidad de la Banca Mexicana para colocar en EU dólares en efectivo a través de corresponsales bancarios estadunidenses.

“Ha faltado atención y sensibilidad de funcionarios del Departamento del Tesoro, la Reserva Federal y los propios bancos de EU, para percibir las acciones realizadas en México en el control del lavado de dinero”.

En este sentido detalló que México tiene reglas precisas en aplicación: los bancos tienen autorizados como tope, mil 400 dólares en transacciones por mes por persona; 4 mil dólares si se tiene cuenta bancaria y 14 mil para pequeñas y medianas empresas que depositan dólares de actividades en zona turística.

Han pasado muchos años con la inercia en este tema, asumiendo las instituciones tácitamente que la situación afecta a los migrantes y en general al sistema de bancos que opera en México, pero no había alternativas, puntualizó.

Hubo una renovación en el Banco de México, tenemos nuevas autoridades en Hacienda, pero lo que hay en primera instancia es resistencia ante el Poder Legislativo; enseguida el anuncio hace unos días, de un plan que no es suficiente, pero que no hubiera sido presentado de no iniciarse la revisión del tema y la reforma en el Senado.

Los bancos que operan en México, Banxico, Hacienda y otros actores, tienen hoy la capacidad de instrumentar la reforma que los dota de mecanismos para hacer posible un mayor control. Es momento de confianza y acción, finaliza en su colaboración para Forbes la especialista en temas parlamentarios Brenda Calderón Ovando.

You may also like...