Morena entra a su primera elección entre pugnas y temor a fraudes

Los consejeros nacionales de Morena acordaron que la elección interna para renovar liderazgos se desahogará conforme a la convocatoria: con congresos distritales en octubre, y una encuesta que defina la postulación en un Congreso Nacional, el 23 y 24 de noviembre.

Luego de más de 8 horas de reunión, los consejeros acordaron que el proceso interno será con un padrón de 2.6 millones de afiliados registrados hasta noviembre de 2017, aunque se reconoció que no hay auditoría en curso y aún se revisará.

La presidenta del Consejo Nacional de Morena, Bertha Luján y la secretaria general en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky, anunciaron mientras tanto, que dejarán sus cargos el 20 y 27 de octubre próximos para competir por la dirigencia nacional.

De acuerdo con versiones periodísticas, aunque se sentaron en la misma mesa, la todavía dirigente morenista y Bertha Luján prácticamente ni se dirigieron la palabra durante la reunión partidista.

Los observadores políticos aseguran que las tribus que se pelean el control del partido decidieron ir a la elección con un padrón de afiliados “altamente cuestionado y eventualmente podrían utilizar como complemento la aplicación de una encuesta”.

Yeidckol Polevnsky, actual líder de ese partido, asegura que el padrón está “100 por ciento manoseado, inválido y no genera certidumbre”. Mario Delgado y Alejandro Rojas, también desconfían del padrón y pidieron la intervención del TEPJF para que haga una auditoría de éste.

En cambio, están de acuerdo con la encuesta. Sin embargo, Bertha Luján dice que hay que apegarse a la convocatoria vigente y realizar una elección basada en el padrón.

Ante esta disputa, en una primera fase habrá elección tradicional y luego quienes ganen en las asambleas distritales puedan participar en una encuesta, algo a lo que llamaron proceso mixto.

You may also like...