Lo que debería hacer AMLO es echar abajo la Reforma Energética de Peña Nieto: Onel Ortíz

• No se puede responder a cada coyuntura con reformas a leyes, dijo el especialista sobre la Reforma a la Ley de Hidrocarburos

Por Onel Ortíz Fragoso @onelortiz

El viernes 26 de marzo, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma a la Ley de Hidrocarburos, lo cual despertó una nueva polémica respecto a la política energética del Gobierno Federal.

El Gobierno argumenta que con esta reforma prevalecería el interés nacional, se beneficiaría a los usuarios y se combatiría la corrupción en materia de hidrocarburos; en contraparte, la oposición sostiene que se trataría de expropiaciones disfrazadas y que de aprobarse ahuyentaría las inversiones. Desde su perspectiva, de aprobarse la iniciativa enviada por el Presidente sería inconstitucional.

¿Qué exactamente propone cambiar el Presidente? Pretende reformar los artículos 51; 53, párrafo segundo; 56, fracción XI, y 57, y adicionar una fracción XII al artículo 56; el artículo 59 bis y un párrafo a la fracción XI del artículo 86, de la Ley de Hidrocarburos.

El punto central de la reforma presidencial en materia de hidrocarburos está en el artículo 59 bis, que de aprobarse establecería que la Secretaría de Energía (SENER) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) podrían, en el ámbito de sus competencias, suspender los permisos expedidos en los términos de ley, cuando se prevé un peligro inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía nacional.

La autoridad que lo haya expedido integraría y tramitaría el expediente de suspensión temporal o definitiva del permiso, a fin de expresar las razones por las cuales estima procedente la suspensión, así como la afectación que podría darse en caso de que continúen los actos que ampare el permiso.

La autoridad que haya emitido el permiso se haría cargo de la administración y operación del permisionario, a fin de garantizar los intereses de los usuarios finales y consumidores, quedando a salvo los derechos de los terceros. Podría utilizar al personal del permisionario, contratar a un nuevo operador o una combinación de las anteriores.

La suspensión tendría la duración que las autoridades determinen. El permisionario podría solicitar la terminación de la suspensión, cuando demuestre que las causas que la ocasionaron ya fueron subsanadas o erradicadas, o han desaparecido, siempre y cuando la causa no tenga origen en un acto ilícito, en la comercialización y/o transporte o alteración de los componentes del combustible.

Comparto los objetivos de la reforma la Ley de Hidrocarburos del presidente López Obrador. ¿Quién podría oponerse a la defensa de los intereses nacionales, mejores servicios a los consumidores y combatir la corrupción? Creo al mismo tiempo, que el Presidente debería fortalecer su equipo jurídico, en vez de proponer parches legales a ésta y otras leyes, cuya constitucionalidad puede quedar en entredicho.

Lo que debería hacer el titular del Ejecutivo es proponerle a la Nación la deconstrucción de la reforma estructural de Enrique Peña Nieto en materia energética. No se puede responder a cada coyuntura con reformas a leyes, se debe establecer una estrategia. Además, el propio Presidente declaró al inicio de su gobierno que hasta la segunda mitad de su sexenio abordaría el tema energético, adelantarse a sus propios tiempos no siempre es positivo o viable.

You may also like...