La autenticación silenciosa: una experiencia fluida del cliente en un mundo conectado

Por: Sherry Zameer, Vicepresidente Senior de Soluciones del IoT para la región CISMEA

En un mundo de creciente conectividad y digitalización, nuestras interacciones con dispositivos y servicios exigen más en términos de autenticación de identidad para el acceso. Con la rápida aceleración de la innovación tecnológica y una creciente dependencia de tecnologías que incluyen el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, los consumidores están buscando servicios confiables, fluidos y personalizados que los ayuden a navegar este mundo cada vez más conectado y digital.

Los escándalos que involucran el intercambio de información personal para publicidad dirigida y filtraciones constates han llevado a los consumidores a cuestionarse la manera en que comparten sus datos. Todavía quieren acceder a los servicios digitales, pero cada vez más desean hacerlo de forma segura, fluida o, incluso, silenciosa. Un concepto relativamente nuevo y pionero en el IoT -la autenticación silenciosa- promete precisamente eso.

El mecanismo se basa principalmente en el aprendizaje automático y autentica a los consumidores a través de múltiples canales, incluidos el comportamiento, los hábitos, la geolocalización y las señales circundantes. En pocas palabras, la autenticación silenciosa ocurre cuando los sistemas inteligentes autentican a una persona de manera transparente para acceder a los servicios. Eso significa que con la autenticación silenciosa ya no es necesario que los consumidores inicien sesión con nombre de usuario y contraseña, uno mismo es la llave maestra.

Las recientes mejoras en los sistemas de aprendizaje automático han permitido a las empresas crear un perfil completo y multidimensional de cada cliente individual. Eso incluye la biometría del comportamiento y otras señales basadas en el contexto para brindar una autenticación basada en el riesgo que analiza y correlaciona, en tiempo real, esos datos y los compara con los patrones esperados de los clientes. Eso permite a los proveedores de servicios autenticar de forma segura a cada cliente, mientras crean una experiencia fluida en la que el acceso al servicio no se retrasa debido a controles repetidos.

Si bien originalmente se diseñó para la autenticación basada en riesgos para transacciones bancarias en línea, el concepto se está reconociendo rápidamente como una herramienta útil en muchos otros escenarios donde la autenticación silenciosa se puede usar para mejorar las interacciones cotidianas del consumidor.

Existen varios ejemplos, incluida la personalización de los servicios retail con promociones adaptadas al cliente y la capacidad de controlar dispositivos en el hogar inteligente de forma remota, como alarmas, accesos y artefactos inteligentes.

Además, la experiencia del cliente en las compras en línea se puede facilitar a través de la autenticación silenciosa, desde la validación del pedido, pasando por el pago y hasta la entrega.

En la “búsqueda de fluidez”, los consumidores de todo el mundo creen que la autenticación silenciosa podría jugar un papel importante en la sociedad del futuro. Dubái ya ha logrado avances significativos en el despliegue de la tecnología a través de la instalación de las Smart Gates en el Aeropuerto Internacional de Dubái. Las puertas de embarque inteligentes permiten a los residentes de los EAU con una identificación de los Emiratos pasar por migraciones sin problemas gracias a la biometría. El sistema de puertas inteligentes de Dubái es el primero de su tipo en la región y no solo mejora la seguridad sino también la conveniencia de los pasajeros.

Un estudio reciente de Gemalto acerca de la vida conectada reveló que la personalización es clave y que la autenticación silenciosa es crítica o importante para contar con servicios personalizados para seis de cada diez (60%) consumidores, lo que podría ser la causa principal de una aceptación global (62 %) de esta tecnología. La razón más probable por la que estos consumidores aceptan la autenticación silenciosa es la mayor conveniencia, mientras que solo unos pocos menos dicen que la aceptarían debido a una mayor facilidad y/o velocidad de acceso, lo que sugiere que desean una experiencia fluida. Y se espera una experiencia de este tipo en varios lugares desde ahora hasta el año 2030, y para diferentes casos de uso, incluidos aeropuertos (47%), bancos (47%) y/o estaciones de ferrocarril (47%). Eso sugiere un elemento de confianza en la autenticación silenciosa, dado que las ubicaciones preferidas son sensibles a la seguridad.

Eso es evidente en el uso cada vez más generalizado de las tecnologías biométricas como los de EAU, con las nuevas formas de autenticación cada vez más preferidas por una gran mayoría de los consumidores. Un estudio realizado este año por Visa reveló que la gran mayoría de los consumidores de los EAU prefieren tecnologías como las huellas dactilares, el reconocimiento facial y de voz para desbloquear cuentas y realizar pagos, lo que sugiere que la confianza en estos métodos de autenticación silenciosa está aumentando.

Sin embargo, el estudio global de Gemalto también reveló que las organizaciones aún tienen un largo camino por recorrer hasta que los consumidores confíen plenamente en esta tecnología. Existen preocupaciones relativas a los riesgos (66%), a la invasión de la privacidad (59%) y/o al mal uso de los datos ( 55%). Para aumentar su confianza, los consumidores tienen que informarse sobre los métodos de seguridad involucrados en la autenticación silenciosa y tienen que tener la tranquilidad de que sus datos están protegidos.

Si bien hay desafíos que abordar en términos de regulación, de transparencia y de garantía del control de los datos, la autenticación silenciosa está allanando el camino para un nuevo proceso de autenticación fluido y sin complicaciones, con un gran potencial para revolucionar la forma en que accedemos a dispositivos y servicios en los próximos años.

 

You may also like...