Entretelones de una renuncia

El lunes 21 de septiembre, el abogado Jaime Cárdenas Gracia renunció a su cargo como director del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep), a tan sólo haber asumido el cargo.

El miércoles 23, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la renuncia fue por miedo y falta de ganas para combatir la corrupción en ese Instituto, y dijo: “el que se aflige, se afloja”.

Sin embargo, tras su salida, Cárdenas Gracia reveló irregularidades graves dentro del Indep, como el hecho de que los 2 mil millones de pesos para la presunta rifa del avión presidencial, siguen ahí inmovilizados.

Pero el presidente le dio una connotación bíblica a la dimisión y dijo que el combate a la corrupción es como la lucha de David y Goliat, es un “un animal de buen tamaño”.

“Era lo que tenía que hacer Jaime, pero no le entró. Para ser servidor en un proceso de transformación se necesitan ganas, convicciones y arrojo, y no rendirnos. “… ni modo que enfrentemos un problema y nos de depresión, nos inmovilicemos y no hagamos nada”.

En un tono más mesurado, el interpelado dijo que su lealtad con el presidente no era ciega sino reflexiva, y que ahí fue donde comenzaron los problemas. Paradójicamente, en el instituto encontró actos y hechos de corrupción.

Jaime Cárdenas no precisó que tipo de actos y hechos de corrupción se encontró, salvo el robo de joyas.

Sin embargo, versiones de periodísticas indican que, por ejemplo, el uso de los 2 mil millones de pesos de indemnización al Infonavit para la rifa del avión presidencial fue una farsa.

Se dijo que ese dinero, donado al Indep, serviría para comprar cachitos de Lotería. Sin embargo, la suma sólo quedó en calidad de ‘resguardo’ en ese organismo, advierte en su columna de El Financiero, Darío Celis.

El hecho es que el litigio continúa. Los 2 mil millones de pesos recuperados apenas es la mitad del quebranto que se le atribuye a Telra Realty.

Tras la devolución de los primeros 2 mil, los empresarios El-Mann, Rafael y Teófilo Zaga debían haber devuelto otros 2 mil millones. Pero los hermanos Zaga optaron irse por la vía del litigio.

De esta forma, no está claro el uso que se ha dado a esos primeros 2 mil millones de pesos, pero, en todo caso, el uso de ese dinero afecta el el patrimonio del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, lo cual es ilegal.

En entrevista para Detrás de la Noticia, con Ricardo Rocha, Jaime Cárdenas no abundó en este tema, y simplemente dijo no estar desilusionado de la 4T, pero “cuando ya no estás bien en un lugar, lo mejor es irse”.

“Yo creo que la expectativa mía con el Presidente, con el gobierno federal, con sus colaboradores más cercanos eran que me iba a escuchar, que iba a matizar, exponer puntos de vista, desde luego que los pude hacer, lo pude exponer y ellos esperaban, seguramente de mí, una lealtad que por supuesto la realicé, fui leal con ellos, soy leal con ellos, pero mi lealtad no era ciega, mi lealtad es reflexiva, creo que ahí comenzaron los problemas.

“Yo exponía dudas, puntos de vista, tanto a los colaboradores cercanos al Presidente como al Presidente mismo, y creo que esas dudas o comentario que yo hacía no siempre gustaban”.

Explicó que el Presidente, como los políticos distinguidos, piensan que la política es de resultados y lo que vale fundamentalmente es obtenerlos y, aunque coincide, por su formación de abogado, él insistía en procedimientos administrativos y en cumplimiento de normas administrativas, que “a veces eso se veía como un obstáculo para la toma de decisiones y conseguir los resultados”.

“Eso fue generando, en el plazo de estos tres meses, muchas molestias, pérdida de respaldo del Presidente, que yo lamento, y fue inevitable que se diera esa salida. Varias veces el Presidente cuestionó mi formación de abogado, mi carácter formalista, mi insistencia en los procedimientos”.

You may also like...