El verdadero zar de la limpieza, pionero en aplicar prácticas anticompetitivas

El líder  de la Unión Nacional Independiente de Trabajadores y Empleados de Limpieza (UNITYEL), Marco Antonio Reyes Saldívar, desde una posición ventajosa, mueve los hilos de las licitaciones públicas en este sector.

Mucho se ha hablado sobre los diferentes esquemas que utilizan empresarios de este giro para acaparar contratos públicos, pero la realidad es que solo hay un personaje que cuenta con poder suficiente para actuar como un auténtico cártel. Me refiero al líder  de la Unión Nacional Independiente de Trabajadores y Empleados de Limpieza (UNITYEL), Marco Antonio Reyes Saldívar, que desde una posición ventajosa, mueve los hilos de las licitaciones públicas en este sector.

El Zar de la limpieza ha acumulado tal influencia, que desde su sindicato presiona a autoridades del IMSS y de la STPS para que hostiguen a empresas competidoras a las de su familia.

Desgraciadamente la autoridad no ha tomado en serio las denuncias que se han presentado a lo largo de casi 10 años en contra de las empresas que son representadas por familiares directos del líder de la UNITYEL, la mayoría de ellas por prácticas anticompetitivas y por abusos contra sus trabajadores.

Un caso concreto es el de RAPAX S.A. DE C.V., actual proveedora de los servicios de limpieza en el Instituto Politécnico Nacional, en la que tiene registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social únicamente al 12% de la plantilla contratada por este instituto.

Otra empresa que forma parte de su cártel es OCRAM SEYER, a la que le fue adjudicado en diciembre pasado el contrato de limpieza de las oficinas de la Lotería Nacional por un monto de 2 millones 467 mil pesos, pese a que al igual que RAPAX, ésta  no tiene registrados a la totalidad de su plantilla laboral ante el IMSS.

Las malas prácticas que se llevan a cabo en las licitaciones públicas de este sector, sin duda, las creó el verdadero Zar de la Limpieza, Marco Antonio Reyes Saldívar, pionero en la creación de esquemas como el escalonamiento de precios utilizando empresas fachada para simular competencia, o cobrar a las dependencias los servicios como si el 100% de los trabajadores estuvieran debidamente registrados. Estos esquemas han sido la clave del éxito empresarial  de Reyes Saldívar.

Ojalá que las autoridades tanto del IMSS, a cargo de Zoé Robledo, como de la Secretaría del Trabajo que dirige Luisa María Alcalde, ahora sí tomen cartas en el asunto para que este pseudo líder sindical que supuestamente trabaja en favor de los derechos de los trabajadores, sea investigado y se revelen los nexos familiares que tiene con las principales empresas proveedoras de este servicio en el Gobierno Federal.

You may also like...