Definitivo cierre de oficinas de comunicación social

En lo que parece un hecho, que se confirmará en julio próximo, el gobierno de la República determinará el cierre definitivo de las oficinas de Comunicación Social de todo el aparato oficial y sólo contarán con la vocería de la Presidencia.

La versión ha empezado a circular entre los propios reporteros que cubren la “fuente” de la Presidencia, donde también se dice que terminarán los millonarios contratos publicitarios.

Esto, luego de que hoy Andrés Manuel López Obrador se quejó amargamente de la prensa mexicana que, según dijo, todo lo maneja con “Sensacionalismo exagerado”.

“Si uno ve la prensa, uno puede tener idea que las cosas no están bien en el país. Yo tengo otras cifras, pero cada vez que pueden se van a 8 columnas se cae la generación de empleos el primero de julio voy a informar”, dijo

Desde mayo pasado circulaba la versión de este recorte draconiano de recursos de publicidad oficial, con la que se financian un gran número de diarios impresos en la capital de la república.

Las Secretarías de Gobernación y de Hacienda tienen sobre sus escritorios, el análisis de  tirajes, ventas, seguidores en Twitter y amigos en Facebook de miles de medios impresos, electrónicos y de radio y televisión.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018) se erogó en publicidad alrededor de 60.000 millones de pesos, unos 3.000 millones de dólares, según cifras oficiales de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene contemplado erogar este año en publicidad unos 4.200 millones (222 millones de dólares) que, paradógicamente, sólo beneficiarán a las grandes televisoras y diarios.

En la estrategia del nuevo régimen, está el apoyo a nuevos diarios -uno de ellos de Tabasco- al que se le inyectarán fuertes cantidades para apoyar al gobierno y difundir la información oficial.

Mientras tanto, los medios más poderosos, han tenido que dar un viraje e incluir en su cartera de servicios, cursos de media training, reportajes, encuestas y crónicas de eventos públicos.

Aunque las cantidades que se erogarán este año, distarán muchos de las que entregaba el gobierno anterior, los principales medios contarán con tajadas importantes de publicidad.

Televisa recibió en el último año de Gobierno de Peña Nieto 1.200 millones (63.5 millones de dólares). El Universal, uno de los periódicos más leídos del país con un tiraje diario de 119.000 ejemplares, tuvo en 2018 ingresos por 313 millones (16,5 millones de dólares) tan sólo de de publicidad oficial.

Sin embargo, en el extremo opuesto, Grupo Imagen Multimedia que había sido uno de los medios más favorecidos por el Gobierno del PRI, tuvo ingresos por 1.202 millones de pesos (63 millones de dólares) a su periódico Excélsior y otros 1.125 millones de pesos (59,5 millones de dólares) a Imagen Televisión, una concesión que comenzó a funcionar en el sexenio de Peña Nieto.

Sin embargo, el resultado de las elecciones de 2018 no los favoreció. “Apostaron por José Antonio Meade [el candidato del PRI]”, asegura Laura Manzo, quien dirigió Huffington Post México por poco más de dos años. Meade quedó en tercer lugar de los comicios.

En los últimos meses, dicha empresa ha tenido que despedir a más de 400 personas, el 25% de su plantilla, en un plan de recortes confeccionado para afrontar el futuro.

El director general del grupo, Olegario Vázquez Aldir, es hoy parte del consejo asesor empresarial de López Obrador junto a otros empresarios de medios de comunicación que, como él, fueron beneficiados por el priísmo, como Bernardo Gómez, co-presidente de Televisa, y Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas y Televisión Azteca.

You may also like...