Ahora quieren dinero de Afores para fondear programas de AMLO

·         El dinero ahorrado por los trabajadores es sagrado y no debe tomarse ninguna decisión de riesgo que los ponga ante un futuro negro y ominoso, afirma
·         La primera generación de pensionados recibirá poco más 3 mil pesos mensuales
·         AMLO quiere los ahorros de los trabajadores para financiar el Tren Maya, “Dos Bocas” y para subsanar el déficit presupuestario, dice
·         La iniciativa impulsada desde la Presidencia, no ha prosperado porque el PRD logró sumar a la oposición contra el proyecto (incluidos los aliados de Morena), señala
·         Propone PRD una política pública que obligue al patrón, gobierno y trabajador, a realizar mayores aportaciones a las cajas de ahorro, así como incrementos salariales
 
La discusión y eventual aprobación en la Cámara de Diputados, del Dictamen para reformar el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), se encuentra detenida porque el Grupo Parlamentario del PRD logró sumar en su rechazo, a partidos de oposición –incluidos los aliados de Morena- tras considerar que la iniciativa del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no resuelve el tema de las pensiones y, por el contrario, puede agravarlo si se especula con los más de tres billones de pesos ahorrados por las y los trabajadores,  sin la certeza de lograr utilidades, afirmó el diputado Antonio Ortega Martínez.
 
El también secretario de la Comisión de Hacienda de este órgano legislativo planteó que el dinero ahorrado por la clase trabajadora es sagrado, y no debe tomarse ninguna decisión de riesgo que la ponga ante un futuro negro y ominoso, recibiendo pensiones de hambre y miseria.
 
“En unos cuantos años tendremos la primera generación de mexicanos que recibirán su pensión producto de este sistema –explicó- y los cálculos, las corridas financieras aseguran que serán de alrededor de 3 mil 200 pesos al mes; por lo tanto, cada año tendremos generaciones de viejos que recibirán pensiones miserables. Estos trabajadores que durante 50 o 60 años gastaron su vida, su energía, sus condiciones de bienestar por ahorrar y generar recursos, están condenados a la pobreza”, fustigó.
 
El legislador planteó que el PRD propone: Una política pública que obligue a las partes que contribuyen a la caja de ahorros individual (patrón, gobierno y trabajador), a realizar mayores aportaciones.
 
Dijo, por ejemplo, que el patrón entregue una aportación de 1.8 adicional al 5.3 por ciento del salario de cada trabajador; que el gobierno aporte 2.8 por ciento más, y que el trabajador se comprometa también a hacer una contribución voluntaria mayor; así como retrasar la edad de jubilación para dejarla en los 65 años de edad en lugar de los 62 que se manejan actualmente.

“Esas serían medidas que, si son acompañadas de un aumento salarial sustancial, mejorarían las condiciones de apoyos que el gobierno está obligado a dar para equilibrar las condiciones de necesidad y pobreza. Estaríamos pensando en medidas que resuelvan estructuralmente este problema”, aseveró.
 
Ortega Martínez refirió que por su complejidad y porque no se cuenta con el aval de la mayoría en la Cámara de Diputados, el tema de las modificaciones a la Ley del SAR ya ha sido pospuesto en varias ocasiones dado que Morena perdió a sus aliados del PT y Encuentro Social que han expresado públicamente su oposición a tales reformas.
 
Destacó en este sentido que, siendo el PRD un grupo parlamentario reducido en la Cámara, logró que otros diputados y grupos parlamentarios se sumaran a su punto de vista, pues hay la certeza de que la propuesta del Ejecutivo no resuelve de fondo el problema de las pensiones y solo pone en riesgo los ahorros de los trabajadores.
 
“Fuimos los primeros en clarificar que la propuesta no resolvía el problema pensionario, y logramos convencer a diputados de otros partidos que la propuesta (de la federación) solo perseguía dos propósitos: Que el gobierno pudiera disponer de más de tres billones de pesos -ahorrados por los trabajadores- para subsanar el déficit presupuestario; y también dedicar parte de dichos recursos a obras de infraestructura mal planeadas, mal concebidas y mal decididas como son el Tren Maya, la refinería de “Dos Bocas”, las cien universidades y otras a las que se quiere financiar”, lo cual es inaceptable, remató.
 

You may also like...