TRAS BAMBALINAS.- Gobierno bipolar: del silencio a la celebración sin sentido

AMLO-no-asistirá-a-la-cumbre-del-G-20-en-Japón.jpeg

Por JORGE OCTAVIO OCHOA.- Lo ocurrido la última semana en la confrontación con Donald Trump, puso en evidencia a un gobierno bipolar que, en menos de 24 horas, pasó de su derecho a guardar silencio, a la convocatoria para celebrar un triunfo que todavía no entendemos los mexicanos.

Lo más delicado es que queda en el ambiente la sensación de que NO se nos ha dicho toda la verdad sobre lo acordado y que el magnate estadounidense tiene guardadas otras sorpresitas, según se ve a la luz de esa última llamada telefónica que sostuvieron ambos y de la que no se nos ha dicho ¿quién llamó a quién?

Donald Trump, dijo este domingo que su gobierno dará a conocer detalles sobre su acuerdo con México pero anticipó, casi a manera de amenaza:

“Es importante destacar que se acordaron algunas cosas que no se mencionaron en el comunicado de prensa de ayer, una en particular. Eso se anunciará en el momento adecuado”.

El hecho es que, luego de este primer encontronazo entre gobiernos, han quedado expuestos tres puntos débiles del actual régimen Lópezobradorista:

  1. La convocatoria a “celebrar” no redundó en el aval social que buscaban
  2. El régimen utiliza los apoyos sociales como pieza de cambio
  3. Ha puesto anticipadamente a Marcelo Ebrar en la palestra por la sucesión.

La concentración en Tijuana propició incluso connatos de bronca que se preveían desde horas antes en Twitter, donde se abrieron dos grupos antagónicos  #AmloElPuebloTeApoya VS #AMLOesUnEntreguista y se publico una invitación que fue considerada como una forma de coptación.

https://twitter.com/i/status/1137579956693848064

El comunicado de la invitación al mitin, difundido en la preparatoria federal Lázaro Cárdenas, de Baja California, abiertamente se hace alusión a las becas recibidas por esa institución durante el actual gobierno (ver foto) y posteriormente se pedía a los alumnos invitar a sus padres a la concentración.

Así pues, la respuesta del SILENCIO del Presidente López Obrador, aunado a su negativa de acudir a la reunión del G20 en Japón, han abierto un boquete singular en el gabinete del mandatario porque, a todas luces, hace crecer la figura de Ebrard como el único capacitado para enfrentar profesionalmente los retos.

El conflicto migratorio, que en gran medida caía en la esfera de la Secretaría de Gobernación, quedó completamente en manos del canciller, que llevó el tema con un alto grado de eficiencia e incluso de claridad, hasta que pasó nuevamente al terreno de la Presidencia de la República. Ahí quedó otra vez la opacidad.

¿Quién llamó a quién señor López Obrador? ¿Qué más hay detrás en las negociaciones? porque, efectivamente, nos queda claro que México desde este lunes desplegará en la frontera sur 6,000 soldados pero no sólo es eso. ¿Nos convertiremos en país de asilo permanente de migrantes?

Todo eso ya lo informó Ebrard, pero lo que no se ha aclarado es si México tendrá que recibir a 8,000 migrantes que regresará EUA, como difundió en un artículo el ex canciller Jorge Castañeda. Aquí la pregunta es: les daremos asilo, casa, comida, empleos, oportunidades.

Morena ha querido levantar como bandera de ataque, la teoría de que “la derecha” en México quiere “criminalizar” a los refugiados. Porfirio Muñoz Ledo filtró esa teoría durante su discurso en Tijuana, notoriamente bajo el influjo de algún tipo de medicamento o bebida.

https://twitter.com/i/status/1137714234031321089

Así, además de la lucha entre CONSERVADORES y LIBERALES, el régimen quiere añadir una nueva confrontación entre la DERECHA y los MIGRANTES, para crear un nuevo polo de reproche y colocar a los FIFIS en el terreno del PECADO por no ser solidarios.

De lo contrario ¿cuál fue entonces el sentido de añadir como oradores a ministros de la iglesia católica y protestante? ¿Fue con el fin de erigir a López Obrador como el paladín de millones de personas que huyen de sus países bajo la promesa de encontrar en México algo que no existe: trabajo y seguridad?

Pero López Obrador sigue mintiendo y a partir de ahora debería guardar más minutos de silencio. La situación no está bien y él lo sabe. Su negativa de acudir al G20 lo marcará como un Presidente mediocre y provinciano, que sabe armar discursos para su feligresía, pero no para el concierto mundial.

El hecho es que Trump advirtió que la aplicación de tarifas arancelarias serían escalonadas, y estarán bajo supervisión los próximos 90 días, a menos que los acuerdos inconfesables en México impliquen la entrega de criminales o la confiscación de cuentas de capos de la droga… Sabrá Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

scroll to top