Desplome de perspectiva económico-financiera; cae crecimiento en turismo

TURISMOTras una racha de más de seis años continuos de crecimiento por arriba del nivel general del PIB, el sector turístico se desplomó en México tras el anuncio de la suspensión del nuevo aeropuerto y la desaparición del Consejo Promotor Turístico.

Paralelamente la calificadora Standard & Poor’s bajó este primer lunes de marzo la perspectiva de la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) de estable a negativa, lo que a futuro podría afectar la perspectiva general de México como un país inseguro para la inversión foránea y la colocación de créditos financieros.

“La perspectiva negativa de la calificación en escala global de Pemex refleja la del soberano y nuestra opinión de que la estrecha relación entre la empresa y el Gobierno federal se mantendrá sin cambio durante los siguientes años”, dijo S&P en un comunicado.

La semana pasada, la calificadora ya había bajado la perspectiva de la calificación de México de estable a negativa, citando menores previsiones de crecimiento económico, lo que empieza a confirmarse con lo que puede considerarse con el inicio de un desplome en el sector turístico.

La llegada de visitantes aéreos a México rompió en enero pasado una racha de 81 meses de crecimiento, en comparaciones mensuales, al registrar una disminución de 0.3%, respecto a igual periodo del 2018, para quedar en 1 millón 706,329 personas, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Gobernación.

Además, el arribo de viajeros de Estados Unidos (principal mercado emisor) hiló su segundo mes consecutivo con números rojos en plena temporada invernal. En diciembre del 2018 disminuyeron 1.8% y un mes después se redujo 3.5%, al pasar de 847,340 a 817,310 personas.

La inseguridad en algunas entidades, el sargazo en el Caribe y la liquidación, en marcha, del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), se convierten en un lastre en el corto plazo y tendrían efecto en el próximo periodo vacacional de verano.

El gasto que realizan los visitantes aéreos es fundamental para la economía del país. El año pasado, de 22,509.7 millones de dólares captados por divisas turísticas, 79% fue generado por los extranjeros que aterrizaron en algún aeropuerto mexicano (los cuatro con mayor actividad fueron: Cancún, Ciudad de México, San José del Cabo y Puerto Vallarta).

Otro efecto colateral de la baja llegada de viajeros extranjeros es que se reducirá la recaudación del pago de Derecho de No Residente (solamente lo pagan ellos) y anteriormente se destinaba al CTPM para acciones de promoción (en el 2018 se estimó en 6,000 millones de pesos), pero desde este año se utilizarán para la construcción del Tren Maya.

La semana pasada, el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) insistió en la necesidad de que el nuevo gobierno implemente de manera inmediata acciones de promoción y comercialización de los destinos mexicanos luego de que decidió eliminar el CPTM, que se encargaba de esas labores.

“Veníamos de crecimientos en los últimos siete años y este año hemos decrecido. El aeropuerto de Cancún reportó una caída de 2%, en enero, principalmente por el tráfico aéreo de los Estados Unidos hacia México, que disminuyó casi 9%, y que ha sido compensada con mercados que generan un menor ingreso que el mercado natural: EU”, refirió.

Y ofreció otro dato: el vuelo Los Ángeles-Cancún reportó durante el primer mes del 2019 una caída de 25%, la cual no tiene precedente.

Urgen acciones de promoción

A pesar de que el secretario de Turismo, Miguel Torruco, ha reiterado que alista una nueva estrategia de promoción, en coordinación con el sector privado, en la que aún se analiza si se podrían aportar recursos, la incertidumbre está presente.

Un exfuncionario de las oficinas que tenía el CPTM en el exterior, que solicitó el anonimato, respondió a El Economista: “Es momento de poner atención a las estadísticas y que el titular del sector realice una gira relámpago en las principales ciudades de EU

En la información difundida por el CNET, también se dejó en claro la urgencia de emprender acciones de promoción en un momento en que “mucho del negocio de Norteamérica, que en años anteriores ha estado viniendo a México, ahora se está yendo a otros destinos del Caribe, como Jamaica, República Dominicana, Bahamas, Aruba o Puerto Rico”.

En consecuencia, dicho destino pierde vigor. Con base en las cifras difundidas por la Unidad de Política Migratoria, la participación del aeropuerto de Cancún ha venido perdiendo participación en el último lustro. En el 2013, sus playas captaban la atención de 44.8% de los viajeros aéreos y en enero pasado la cifra bajó a 41.3%, en contraste, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (el segundo en importancia para el tráfico internacional) pasó de 22.5 a 23.6% su participación.

Este panorama se ve ahora agravado por la caída de México y de su principal empresa, PEMEX, de las perspectivas financieras a nivel mundial. Hay una expectativa “casi cierta” de un futuro apoyo extraordinario de parte del Gobierno a la empresa, ante un escenario de estrés financiero.

Aunque dijo que es insuficiente el plan del Gobierno para apuntalar a la empresa, cuyas pérdidas en 2018 sumaron 7 mil 551 millones de dólares.

“Consideramos que el plan financiero para restaurar los fundamentos crediticios de la petrolera es insuficiente respecto de las necesidades multianuales de inversión de capital”.

S&P también dijo que la empresa estatal está expuesta a decisiones políticas que podrían entrar en conflicto con sus objetivos financieros y de negocio.

El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó a mediados de febrero su respaldo a Pemex, y que la empresa cumplirá en tiempo y forma con todas sus obligaciones financieras.

López Obrador anunció un plan para apoyar a la petrolera con el equivalente a 3 mil 900 millones de dólares, después de que Fitch redujo la calificación crediticia de Pemex y mantuvo la perspectiva en negativa.

scroll to top